En los últimos años, el término patrimonio se ha convertido en un concepto cada vez más cercano en general para el común de los individuos. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones el término patrimonio cultural es asociado únicamente a monumentos, sitios arqueológicos y bienes tangibles de la cultura, obviándose aquellas expresiones más intangibles como son las tradiciones orales, los rituales, la artesanía, las expresiones festivas; y en general los usos, las técnicas, los conocimientos y las prácticas que permiten reconocernos como individuos, comunidades y grupos.

Autor: Subgerencia de Patrimonio Cultural